Cómo sacarles el máximo rendimiento a los simulacros PIR

Los simulacros permiten reproducir las condiciones reales del examen PIR y obtener una orientación objetiva del estado individual de cada uno de los opositores.

Durante la preparación PIR, los simulacros son una excelente herramienta de estudio que permite tener una idea del nivel de preparación de un opositor PIR antes del examen definitivo y le permite analizar su progreso.

En este sentido, disponer de un buen sistema a la hora de responder puede ayudar a los aspirantes a contestar correctamente las 185 preguntas del simulacro. Aunque cada cuál puede tener su propia estrategia para responderlo, en Persever recomendamos realizarlo en un mínimo de tres vueltas.

Durante la primera vuelta al examen es fundamental responder aquellas cuestiones de las que se está seguro en la respuesta. Para las que se guarden ciertas dudas, resulta de gran ayuda marcarlas de alguna manera para su posterior búsqueda en el cuestionario. En esta primera fase del simulacro, es conveniente responder el 70% del examen.

Durante la primera vuelta es conveniente responder el 70% del examen.

La segunda vuelta es para contestar aquellas preguntas más dudosas pero que reflexionando o descartando opciones, podemos responder con mayor o menor riesgo.

En la tercera vuelta y las sucesivas se deben contestar aquellas que presentan cierta duda o son desconocidas por el opositor. Es importante recordar que las preguntas que quedan en blanco no suman ni restan, pero deberían ser el menor número posible.

A través del estudio de convocatorias PIR anteriores, ha quedado demostrado que, arriesgando de forma lógica, es posible incrementar la puntuación del examen y así aumentar las posibilidades de obtener plaza.

RECUERDA: Las preguntas de reserva son igual o más importantes que el resto. Esto se debe a que a lo largo de la historia del PIR, se han anulado una media de 7 preguntas cada año.

Al finalizar el simulacro, se debe entregar un cuadernillo con las preguntas y una hoja donde han sido marcadas las respuestas. Para evitar errores, es de vital importancia pasar las respuestas por bloques de 20 a 50, sin prisa y repasando la hoja antes de entregarla.